logo

Bienvenidos

Si tienes un problema informático o simplemente quieres herramientas para mejorar y ser más eficiente, llámanos y te informaremos de nuestros servicios.
info@pcyredes.com
+34 932402588 - 652057641
 

Cómo adaptar tres configuraciones universales de PC a cada tipo de estudios

Cómo adaptar tres configuraciones universales de PC a cada tipo de estudios

 

Elegir un nuevo portátil para el nuevo curso universitario puede llegar a desbordar la paciencia de más de uno. Enormes listados de características y especificaciones que comienzan con el procesador y continúan con aspectos como la memoria RAM, el almacenamiento, el apartado gráfico, la pantalla… Saber elegir un nuevo ordenador no es sencillo; hoy queremos ponértelo más fácil con estas tres configuraciones de PC universales y explicándote cómo puedes adaptarlas a cada tipo de estudios.

Configuración básica: Intel Core i3
De la amplísima variedad de procesadores que existen en el mercado, los Intel Core i3 suponen el primer escalón más interesante cuando del ambiente universitario se trata. La décima generación de estos procesadores ofrece dos núcleos con frecuencias de hasta 4.10 GHz que son capaces de proporcionar un rendimiento suficiente para la mayoría de aplicaciones en muchas de las titulaciones del mercado universitario.

Hablamos de carreras en las que se utilicen principalmente un navegador web para la búsqueda de información a través de Internet y un procesador de textos para la creación de contenidos, mientras que se lleva a cabo edición de imágenes o vídeos de forma ocasional. Humanidades, Ciencias Jurídicas o Educación serían algunos ejemplos.


El equipo no puede ser muy grande porque también debe ser un PC portable, esto es, fácilmente trasladable entre casa, clase y biblioteca; las 13 o 14 pulgadas parecen ideales. Por su parte, para la pantalla bastará una resolución HD (1366 x 768 píxeles).

No es necesario un almacenamiento ultrarrápido como el de un SSD y, aunque siempre vendría bien, podemos conformarnos con un disco duro tradicional que nos proporcionará un cantidad de espacio más que aceptable. La RAM habitual en este tipo de equipos con Intel Core i3 es de 4 GB, aunque cada vez son más las configuraciones que elevan esa cifra hasta los 8 GB. De esta forma, aumentamos la capacidad multitarea de nuestro nuevo PC.

Por último, podemos tener en cuenta otros factores como el peso y la autonomía, ambos siempre importantes cuando hablamos de portátiles. Hay equipos con Intel Core i3 muy finos y ligeros que logran una duración de la batería suficiente para cubrir una jornada de trabajo completa.

Configuración media: Intel Core i5
El común denominador en todos los estudios universitarios es la exigencia de disponer de un PC acorde a las necesidades de cada titulación y que tenga la potencia precisa para responder eficientemente a cada trabajo, presentación, entrega, etc.

Los procesadores Intel Core i5 son los todoterreno del mercado, capaces de proporcionar un rendimiento a la altura de titulaciones relacionadas con la salud u otras carreras similares del ramo de Ciencias. En ellas, además de la siempre presente búsqueda y consulta de documentación, también se requiere visualizar abundante información.

Nos referimos tanto a documentación en modo texto como, sobre todo, a imágenes, vídeos, diagramas, dibujos, esquemas… para los que se necesitará una buena capacidad de procesamiento. Más todavía si hablamos de contenido en alta definición, cada día más común y con el que los Intel Core i5 proporcionan un rendimiento más que apto para reproducirlo y visualizarlo con la mejor calidad.

Es importante, de nuevo, que la pantalla acompañe para ofrecer una buena calidad de imagen y, con ella, una grata experiencia para el usuario. Si el presupuesto lo permite, en cualquier caso siempre es recomendable acudir a portátiles con pantallas IPS en vez de los más vetustos paneles TN, estos últimos más económicos pero también con peor calidad y color. El panel IPS nos proporcionará una buena calidad de imagen y rango de colores fiel a la realidad. Con una resolución de al menos Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) se alcanzará un gran detalle.

Tampoco podemos ignorar características como tamaño o peso. Aunque entran en juego preferencias y necesidades personales, una diagonal de entre 13 y 15 pulgadas parece una gran elección. Por su parte, es recomendable que el peso se sitúe por debajo de los 2 kilogramos, ya que hablamos de equipos que llevamos constantemente con nosotros

Lo habitual es que no bajemos de los 8 GB de RAM, y será recomendable ampliarlos hasta los 16 dentro de unos años si el PC así lo permite. También es muy frecuente el uso de almacenamiento en estado sólido, SSD con el que poder abrir y modificar ficheros de forma casi instantánea, a velocidades más de cinco veces superiores a las de un disco duro tradicional.

En caso de quedarnos cortos en almacenamiento, tenemos la oportunidad de recurrir a servicios en la nube como Dropbox, Google Drive, etc. gracias a las rápidas conexiones disponibles en el entorno universitario. Para ellas, la décima generación de procesadores Intel Core ha incluido novedades relativas a la conectividad como WiFi 6, que proporciona mayor velocidad de acceso y mejor latencia y seguridad que las versiones anteriores.

Por último, es común que los estudiantes pasen mucho tiempo lejos de un enchufe, por lo que una buena batería con la que obtener una autonomía de casi una jornada completa es muy de agradecer. Precisamente, la nueva generación de procesadores Intel Core 10ª Gen dispone de las Series U y Series Y, con modelos específicamente enfocados en el factor energético, que han sido diseñados para lograr el menor consumo posible y alargar así la autonomía.

Configuración avanzada: Intel Core i7
Titulaciones como las ingenierías, matemáticas, arquitectura o las relativas al diseño digital, entre otras, necesitan mucha máquina para ejecutar pesados procesos y programas de edición y creación de contenidos, o de programación. Para ellas, hay que buscar lo mejor: procesadores a partir de Intel Core i7.

La crème de la crème del mercado de las CPU que en la décima generación está disponible en multitud de modelos con 4 o 6 núcleos de potencia, capaces de funcionar a frecuencias de hasta 4.90 GHz de frecuencia, y con consumos muy reducidos respecto a anteriores generaciones.

Todos incluyen gráficos integrados Intel UHD Graphics o Intel Iris Plus, aunque será recomendable disponer de tarjeta gráfica dedicada con la que ampliar las posibilidades en el software más técnico y profesional, sobre todo cuando hablamos de carreras en las que el diseño es una parte capital: industriales o arquitectura serían los dos más claros ejemplos.

No creáis que nos hemos olvidado del más potente Core i9. No. Pero para bolsillos y requerimientos estudiantiles, no es preciso dar el salto. Tanto en la octava como en la novena generación, un Core i9 supera al i7 en rendimiento bruto y en edición de vídeo, siendo su soporte para overcloking e hyperthreading mayor.

Un portátil equipado con un Core i7 es ideal para estudiantes de ingeniería que también busquen una máquina de juegos en un momento dado

No obstante, un estudiante no es un profesional del renderizado ni está tan condicionado por tareas muy intensivas que reclaman un buen ramillete de núcleos para ejecutar multiprocesos. Por tanto, la diferencia de precio pesa más que la de rendimiento, más aún cuando no va haber limitaciones para jugar cualquier triple A en los momentos de descanso.

Partiendo de un buen procesador como un Intel Core i7, el resto lo tenemos bastante claro: al menos 8 GB de memoria RAM —mejor si fuesen 16 GB— y una combinación de almacenamiento en SSD más un disco duro tradicional. De esta manera, podemos utilizar el primero para las aplicaciones y los ficheros de uso habitual, y el segundo para guardar todos los archivos que vayamos utilizando y creando durante la carrera.

Los programas que se utilizan en las carreras más técnicas suelen ser tremendamente complejos, con infinitas opciones disponibles y que requieren mucho espacio en la pantalla. Por ello, también es importante apostar por resoluciones en las que introducir los elementos sin complicaciones: como mínimo, Full HD 1.920 x 1.080 y preferiblemente una 4K UHD de 3.840 x 2.160 píxeles. Cuanto mayor sea la resolución, mayor detalle podremos observar en la imagen y más contenido podremos tener simultáneamente frente a nuestros ojos.


Incluso, podemos pensar en un portátil de gran tamaño, 17 pulgadas en adelante, con el que sentirnos más cómodos realizando simulaciones, analizando datos o programando. Mayor comodidad, sí, pero con la contrapartida de que el peso también será superior, y puede llegar a ser incómodo frente a otras opciones. El lado positivo está en que cada vez hay más portátiles de 17 pulgadas que también son ligeros, menos de 2 kilogramos de peso, un logro impensable hace unos pocos años.

 

El portátil que mejor se adapte a ti
El mercado de los ordenadores portátiles es ingente. Interminables listados de características y especificaciones, infinitas combinaciones con las que se hace muy difícil elegir. Por otro lado, las carreras y titulaciones universitarias tienen cada una su propia idiosincrasia, y sus necesidades y requisitos.

Una de las claves a la hora de elegir un nuevo ordenador portátil para hacer una carrera universitaria es prever para qué lo vas a necesitar, y qué rendimiento esperas de él. Comienza eligiendo el procesador, el cerebro del PC, y continúa con todo lo demás. Seguro que acertarás.

Entra y mira los portátiles que tenemos disponibles: https://componentesinformaticos.net/es/80-portatiles-pc-portatiles

 

Fuente:xataka.com

Maryflor Trujillo
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website